ABC. La última batalla del galeón de Ribadeo.

Fue un barco importante y está al alcance de la mano: tiene 32 metros de eslora (longitud entre proa y popa), lo cual le iguala en tamaño con el «Mary Rose», el buque insignia de Enrique VIII de Inglaterra hundido en 1545, único gran buque del XVI excavado hasta la fecha. Los 20.000 objetos extraídos de la nave inglesa dieron un vuelco al conocimiento de la época. Los del galeón de Ribadeo mostrarían con detalle cómo los españoles de finales del siglo XVI construyeron las naves en las que se aventuraban en el océano. España aún no ha excavado ni un solo galeón.
El de Ribadeo fue descubierto en 2011, durante una draga en el acceso al puerto comercial. El pecio ha permanecido hasta ahora en medio de la ría, bajo la arena, a poco más de 4 metros de profundidad. La empresa que lo detectó, Archeonautas, realizaba los controles arqueológicos de la draga y presentó un informe a la Xunta, de quien depende el puerto. El pecio quedó asegurado con una red, pero sigue sin estudiarse, expuesto al riesgo del tráfico marítimo que puede dañar el yacimiento.

¿Qué barco era y quién viajaba en él? La inspección realizada no dio para tanto. El responsable de Archeonautas, Miguel San Claudio, subraya a ABC la importancia del hallazgo. «Primero detectamos el gran túmulo de lastre central, formado por piedras calizas y bolaños de artillería de gran calibre. Pero enseguida se aprecia que el casco debe estar intacto bajo el sedimento. Buceando pudimos ascender más de dos metros en el costado de babor y era impresionante». Su hipótesis es que bajo la arena se conserva todo lo que el galeón tenía bajo la línea de flotación. De hecho, han visto la roda y suponen que el timón estará en su posición original. Muchas claves de la ingeniería naval de la época reposan entre esas maderas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario